Cómo crear productos personalizados: Serigrafía VS Sublimación

serigrafía

La estampación en productos personalizados es fundamental para personalizar y la utilizan comercios, empresas y particulares para todo tipo de situaciones y contextos. Te explicaremos en qué consiste la serigrafía y su comparación con la sublimación.

 

Serigrafía y sublimación: cómo hacer camisetas personalizadas

La impresión de las camisetas es una técnica que ha ganado importancia porque cada empresa o usuario busca la personalización. Esto significa que hay que poder incluir una imagen o diseño a petición. Lo que quizás te sorprende es que algunas técnicas son más antiguas de lo que puedas pensar.

Las técnicas de estampación tienen como objetivo fijar la tinta en una prenda textil, generalmente camisetas o sudaderas. La globalización lleva a que muchas personas quieran personalizar su prenda y darle un significado especial, así como regalos promocionales, productos corporativos, etc. Explicamos qué es la serigrafía textil, qué es la sublimación y las principales diferencias.

 

¿Qué es la serigrafía?

Esta es una de las técnicas de impresión más antiguas que existen. No en vano, sus orígenes se retrotraen al año 3.000 AC en Oceanía. El funcionamiento, básicamente, consiste en hacer un molde con el diseño e imprimirlo de forma repetitiva. Aunque esta técnica tiene varios milenios, su extensión en Occidente es relativamente reciente.

Esta acción puede ser manual o mecanizada, siendo habitual hoy que se combinen ambos elementos. En cualquier caso, es una forma de imprimir eminentemente artesanal. La principal ventaja es que es una técnica fácil de aplicar y se adapta a todo tipo de empresas. Otro aspecto que has de conocer es la variedad de materiales de fabricación con el que puedes trabajar, desde el textil al cartón, pasando por vidrio, plástico y metal. Eso sí, el material estrella con el que mejor funciona esta técnica es el algodón.

Este sistema es el más económico, pero piensa que suele ser más fácil que se descoloren las camisetas. Uno de los problemas está en que, si se utilizan materiales de mala calidad, la duración del estampado es mucho menor. Finalmente, hay que indicar que la serigrafía en camisetas es cómoda para distintos tamaños y formatos.

Serigrafiar es bueno cuando utilizas colores densos porque así se verán mejor. Es conveniente recordar que, con más de un color, hay que buscar una pantalla con cada uno de ellos.

 

productos personalizados

 

¿Qué es la sublimación?

La sublimación es un sistema alternativo para las personas que busquen calidad en el resultado. El sistema es más reciente y está ligado a la aparición de la fotografía. Esta técnica consiste en aplicar tinta caliente sobre la prenda u objeto que se va a imprimir.

Esta técnica tiene como objetivo final garantizar la fijación de la tinta sobre un soporte durante más tiempo. Otro de los elementos importantes a destacar es que la sublimación es un sistema que sirve para superficies duras, a diferencia de la anterior. Lo que sí es imprescindible es que se aplique la tinta sobre una superficie de poliéster o recubierta por este material.

Una de las principales características de la sublimación es que puedes conseguir un buen resultado. Es cierto que esta técnica se utiliza a menor escala pero sí puede llegar a otros sitios donde no lo hace la opción de serigrafiar.

La sublimación funciona bien con todo tipo de colores. Ahora bien, has de saber que funcionará mejor cuando se aplique la tinta sobre un fondo blanco. El resultado es que conseguirás imágenes con mejor definición.

 

¿Qué técnica me interesa en función de las características de mi negocio?

Serigrafiar o sublimar será mejor o peor en función de lo que quieras hacer. Hay algunos aspectos que has de tener en cuenta a la hora de elegir:

  1. Si lo que buscas es un precio barato, sin duda alguna te interesará más la serigrafía en camisetas. Esta es una buena opción para las PYMES, pequeños comercios o para eventos cuando se utiliza el textil.
  2. La sublimación es una gran opción para quien busca, ante todo, calidad. El resultado es mucho más profesional, aunque lo cierto es que el coste unitario es mayor.
  3. Serigrafiar es un sistema ideal si lo que quieres es imprimir la mayor cantidad posible de camisetas. Es una técnica rápida e ideal para producir en serie.
  4. La sublimación es un sistema óptimo para las superficies duras. Si tienes intención de que un estampado sobre una jarra o plato dure más tiempo, esta será la mejor opción del mercado.

La conclusión que puedes sacar es que te interesa una técnica u otra en función de tu público y del nivel de detalle que desees. Lo cierto es que hoy conviven ambos sistemas y la perspectiva a medio plazo es que sigan existiendo.

 

Conclusión

Hoy la mayoría de las empresas quieren vender artículos personalizados o tener un detalle con clientes y empleados, así que no ha de extrañar que los estampados tengan más presencia. Conocer las técnicas de serigrafía y sublimación es importante para que puedas decidirte sobre lo que te conviene. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes y por ello hay que disponer de información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentario*